miércoles, 16 de enero de 2013

Mi nuevo espacio en la red "Descubriendo Japón"

Desde que decidí que algún día iría a estudiar durante una temporada en Japón, son muchas las cosas que me han ocurrido. Poco a poco, mi vida ha tomado un rumbo con una dirección muy clara y ahora todo lo que me rodea, está relacionado de alguna manera con el país del sol naciente.

Mucha gente me lo lleva diciendo desde ya tiempo atrás. Decían que sería bueno aprovechar toda mi experiencia, idioma y conocimientos sobre Japón de alguna manera. Quizás podría decir que lo tuve en la cabeza desde el principio pero es ahora cuando realmente empieza a tomar forma. Ya me complace comunicar que he dado un paso adelante con un proyecto que espero crezca con el tiempo.

Os Presento “Descubriendo Japón”. Se trata de un espacio en la red en el que pretendo compartir todo lo que me apasiona de un país que me ha robado un pedacito del corazón. Hablaré sobre todas esas cosas que chocan con nuestra cultura y despiertan la curiosidad. Intentaré hacer ver a los españoles que no todo es lo que piensan y que las personas pueden vivir de formas muy diferentes. Os presentaré imágenes que nunca antes habías visto y os contaré historias que antes, nunca habías escuchado.



Hazte fan de mi página en Factbook y pasa un buen rato mirando mis publicaciones!!

https://www.facebook.com/DescubriendoJapon

Si al final decidís que queréis comprobarlo con vuestros propios ojos, entonces os llevaré personalmente a la otra punta del mundo y os guiaré por un viaje que nunca olvidareis. En “Descubriendo Japón” también organizo viajes para llevar a la gente desde España hasta el continente asiático. Sin embargo, tengo el propósito de dar algo diferente al viajero que solo conmigo podrá encontrar. No tengo intención de llevaros de paseo por Japón sino de haceros vivir el país. Para conseguir esto he ideado unos itinerarios que te permitirán descubrir tanto los lugares turísticos como aquellos que no aparecen en las guías. Os mostraré un mundo lleno de nuevos sabores y formas a través de la gastronomía japonesa, probando platos diferentes cada día. Entrareis en contacto con los japoneses a través de mí y os sentiréis más cerca de un país que está en la otra punta del planeta.

En definitiva, tendréis la seguridad de ir con un guía a vuestra disposición durante todo el viaje dispuesto a ayudaros en cualquier cosa que necesitéis. Quitaros las preocupaciones de encima y dedicaros solo a disfrutar.

No te lo pienses y visita mi página Web para conseguir más información.

www.descubriendojapon.com

Próximo viaje en Abril de 2013!!


Consigue toda la información del viaje aquí

miércoles, 20 de junio de 2012

Una mirada atrás y un vistazo hacia delante

Bueno, por lo que parece sin darme cuenta me he retirado como blogger. Realmente tenía la intención de seguir escribiendo durante mi segunda estancia en Japón pero las cosas se han complicado más de lo que imaginaba. No acabo de encontrar el tiempo para terminar con todo lo que tengo que hacer. Me he visto obligado a descartar y empezar a priorizar con el fin de poder llevar una vida normal sin ir con el agua al cuello. Lamentablemente, el blog era una de esas actividades prescindibles entre comillas. He conservado la esperanza de retomarlo durante este tiempo pero ya, a dos semanas de volver, lo mejor es asumir la realidad. Es una obviedad decir que no voy a escribir más en él, pero comunico que con esta entrada, lamentablemente me retiro casi por completo de mi actividad. El tiempo que he pasado en Japón desde que llegué hace un par de meses y medio ha sido algo distinto al de la vez anterior. Bueno, en realidad debería decir que ha sido una experiencia con grandes diferencias. La primera y más grande ha sido el hecho de convivir con una familia de japoneses. En el momento en el que supe que viviría con ellos, empecé a tener ciertas dudas. En parte, me preocupaba que la convivencia no fuera buena y que no me sintiera a gusto en casa. Antes de llegar, no los conocía en absoluto y para mi era una incógnita total qué es lo que me iba a encontrar al llegar. Una semana después de aterrizar en el continente asiático, pude percibir que había dado en el clavo. Sin embargo, ya casi a punto de volver, no dejo de preguntarme cómo es posible que haya tenido tanta suerte. No voy a exagerar al decir que los señores Tokuda son unas grandísimas personas que me han tratado como a un hijo desde el primer momento en el que llegué. Me han llevado de un lado para otro, me han invitado y regalado multitud de cosas, me han hablado mucho sobre Japón sobre los japoneses y sobre su cultura. Se han convertido en un nexo que me une al país nipón para siempre porque los siento muy cerca, casi como si fueran familia. Mi cabeza ahora está llena de recuerdos en los que ellos forman parte. Siempre tan amables y cariñosos. Auténticos japoneses tradicionales que aman su país y a su gente. Me encanta escucharles contar historias con ese entusiasmo y humor nipón. Están muy pendientes de mí y de lo que digo. En ocasiones encuentro regalos que me dejan al lado del ordenador. Cuando se enteraron de que me gustaba hacer origami, fui encontrando papeles que compraban para mí. Cuando les dije que me gustaban las Kokeshi (Unas figuras de madera) al cabo de unos días encontré una en la mesa. Me sorprende lo detallistas que son. La señora tokuda es una gran cocinera y siempre estoy impaciente por saber que es lo que habrá de cenar por la noche. Es un buen momento en el que hablamos y disfrutamos de esas recetas de mama nipona que no se pueden encontrar en los restaurantes. Sin duda, en esta ocasión he descubierto un nuevo aspecto de la cocina japonesa que hasta ahora me era completamente desconocido. Me encanta ver como hablan orgullosos de mí cuando vienen visitas a casa. Siento que me tienen mucho aprecio y no me ven como un simple inquilino inquilino Sinceramente, es algo que no podía imaginar antes de llegar. Este viaje ha estado cargado de nuevas experiencias. He conocido a mucha gente nueva con las que hecho multitud de cosas. Solo han sido 3 meses pero la sensación que he tenido es como si hubieran sido 6. El hecho de no haber tenido que ir a la universidad me ha liberado de ataduras y no he parado de hacer planes sin importar el día que fuera. Mi objetivo número uno era el de hablar japonés y que me entierren ahora si miento al decir que no he parado ni un solo momento. Tengo la impresión de que mi nivel ha mejorado bastante desde que llegué. Quizás todavía no puedo hablar como un japonés pero cada vez estoy más cerca. Los idiomas son objetivos que nunca acabas de alcanzar del todo. Siempre hay más palabras por aprender. Siempre hay una forma mejor de decir las cosas. Después de casi 6 años embarcado en la aventura de aprender a hablar este complejo idioma estoy en condiciones de decir que nunca tendré un nivel nativo. Por desgracia para eso, hay que penar como un japonés y yo no lo soy. Pero si diré que no dejaré de aprender y que algún día es posible que los nipones duden un poco al reconocerme como extranjero en una conversación telefónica. Quizás a eso, pueda llegar en el futuro. A pesar de todo, he de reconocer que me siento un poco exhausto. Me he exprimido al máximo durante estos últimos 2 meses y medio. Las dos semanas que me quedan ya me agotan solo de pensar en ellas. Están cargaditas, cargaditas de planes hasta arriba. Ya siento en el cuerpo esa sensación de querer volver a casita. Volver a terreno conocido donde todo el mundo habla mi idioma y donde las situaciones a las que me enfrento son fáciles y cómodas. Hablando español, un idioma que sale de mi cuerpo sin pensar, sin hacer ni el más mínimo esfuerzo. Reunirme con la gente que más aprecio y con la que me siento cómodo y a gusto como no lo estoy con nadie más. Japón es un gran país, un lugar en el que disfrutar de una cultura repleta de peculiaridades y misteriosa a más no poder. Pero España, por mucho que se empeñen en decir algunos, es España y yo no la cambio por nada. En dos semanas estoy de vueltaaaaa!!
Descubre Japón junto a mí en uno de los viajes organizados que organizo para visitar el país del sol naciente. Infórmate ya en mi web!! www.descubriendojapon.com

lunes, 7 de mayo de 2012

El Clásico también se vivió en Japón

Después de un prolongado espacio de tiempo, ya estoy aquí escribiendo de nuevo. La verdad es que en esta ocasión me cuesta más encontrar el tiempo para escribir y la motivación para hacerlo. Este tipo de cosas va muy a rachas. De repente te apetece escribir todos los días que llega el momento en el que ni miras el ordenador. Hoy voy a hablaros sobre como se vivió el clásico (Madrid-Barcelona) en la ciudad de Kyoto. Resulta que hay un bar en el que se televisan todo tipo de eventos deportivos de todas partes del mundo. Sobre todo el futbol Europeo. Tengo un par de amigos en Japón bastante aficionados a la liga española y estuvimos hablando de reservar una mesa en ese bar para ver el partido a pesar de que en Japón empezaba a las 4 de la mañana. Dado que la hora no era muy apropiada, tenía dudas de su habría gente allí o no. Pero cuando llegué al local, me quedé alucidando. No cabía ni un alma! Estaba todo a rebosar. Menos mal que habíamos reservado con unos días de antelación porque si no, me da a mi que el partido lo vemos en diferido. En estos últimos años, han ido cambiando las tornas en lo referente al numero de aficionados de uno y otro equipo. Por lo que tengo entendido, desde siempre ha sido el Real Madrid el equipo con mayor apoyo nipón, sin embargo la situación ha ido cambiando poco a poco hasta el momento actual. Por lo que he oído parece que los japoneses valoran mucho el hecho de que el Barcelona haya invertido más en la cantera. Les gusta que una persona empiece desde abajo y vaya subiendo hasta la cima. Sin embargo, consideran que el Madrid se dedica a comprar a las grandes super estrellas con dinero y sin esfuerzo. No quiero decir que esto sea del todo así pero es lo que se ve en el extranjero y por ello, el Barcelona ha ido ganando adeptos. La verdad, es que a pesar de no ser del Barcelona, me ha gustado la forma en la que Pep Guardiola ha hecho las cosas y el equipo que ha conseguido formar. Tienen un juego muy vistoso que hace disfrutar a los aficionados y eso creo que es muy importante ya que al fin y al cabo, el futbol es un espectáculo. El Madrid está empezando a tener una imagen chulesca y prepotente. Por ello, en el local, la mayoría de la gente apoyaba al Barcelona. Ha sido una experiencia diferente ya que normalmente, viendo un clásico siempre se escuchan los típicos comentarios de los españoles aficionados al futbol. En este caso, solo habían voces en japonés hablado de uno y de otro. Es un ambiente que no tiene nada que ver.
Por cierto, antes de partido, estuvimos en un bar en el que trabaja un amigo por las noches. Está ambientado al estilo latino y tiene muchas bebidas de Sudamérica, entre ellas tekila. Supongo que más de uno ha escuchado esa historia de que en Mexico, a veces le añaden un gusano a la bebida, no se si para darle sabor o que. Yo no tenía del todo claro que esto fuera cierto pero mi amigo me mostró una botella me despejó todas las dudas en un instante. Ver para creer.
Descubre Japón junto a mí en uno de los viajes organizados que organizo para visitar el país del sol naciente. Infórmate ya en mi web!! www.descubriendojapon.com

domingo, 22 de abril de 2012

Retomando mi amistad con Masa

Desde que llegué son muchos los compromisos que he tenido. Durante mi estancia anterior tuve la oportunidad de conocer a mucha gente. Por ello, al volver he ido ingeniándomelas para conseguir cuadrar mis horarios y ver a todo el mundo en un relativo corto periodo de tiempo. Una de mis visitas más urgentes fue la de pasarme por el restaurante de Masa. El lugar donde conocí a mi maestro de karate y en el que he pasado muy buenos momentos. Me traje desde España una serie de detallitos para las amistades más allegadas. A la familia de Masa le obsequié con una botella de vino alicantina y un surtido de dulces como turrones y mazapanes. Fue un momento muy agradable cuando llegué a la puerta del restaurante y abrí la puerta. Me recibieron muy afectuosamente y a pesar de estar en la otra punta del mundo me sentí como en casa. Antes de que pudiera decir nada ya me estaban sirviendo una jarra de cerveza para que comenzara con el bebercio. Se pusieron muy contentos cuando les di los regalos e insistieron en abrir la botella de vino para compartirla conmigo. Al final, sin darme cuenta entre la cerveza y el vino acabé un poco tocado y se me hicieron las tantas. Fue un gran reencuentro.

Esa noche, mi amigo Masa me invito a pasar con él y su novia el día que no trabaja en el restaurante. Me propuso hacer una escapada a Osaka y aprovechar para ver el acuario.. El año pasado, entre unas cosas y otras no pude ir, así que me vino como anillo al dedo porque ya había escuchado en muchas ocasiones que es una pasada. Por supuesto, no podía rechazar un plan semejante y acepte.

Al cabo de unos días, vino a recogerme casi a la puerta de mi casa. Por lo visto, su padre le había dejado el coche. Quedamos en frete de un 7eleven. Yo no le vi llegar pero me llamó diciendo que estaba aparcado cerca de mí. Yo miré por los alrededores pero solo había un BMW M5 negro con los cristales tintados. Le dije que no le encontraba y de repente, salio del habitaculo para hacerme una señal. No podía creerme que viniera en ese coche. Para los que no lo sepan, el M5 es un monstruo de 540 caballos de potencia que va a full equip con todos los lujos que te puedas imaginar. Me quedé a cuadros porque no lo asociaba para nada con ese bólido. Era la primera vez que me subía en un coche de ese calibre y al principio estaba un poco flipado.



Lo primero que hicimos al llegar a Osaka fue ir a comer. Entramos en un centro comercial que está lleno de restaurante y después de deambular 5 minutos acabamos por entrar en uno que me llamó especialmente la atención. A los japoneses les gusta mucho la comida empanada. El aspecto curioso de ese restaurante es que tu mismo te empanas y fríes la comida. En el centro de las mesas hay unas freidoras llenas de aceite. La comida está pinchada en unos palitos que coges antes de sentarte. Hay mucha variedad, desde gambas hasta verdura. Antes de meterlo en la freidora, lo embadurnas de una especie de masa pringosa y luego lo pasas por encima del pan rayado hasta que se queda bien recubierto. Vas metiendo en la freidora según te apetezca. Luego solo queda escurrirlos un poco del aceite y elegir la salsa con la que combinarlos. Es algo que en España nunca hemos visto y de hecho para mi también era la primera vez. Me dejó muy sorprendido a la vez que me pareció una gran idea. Como era un buffet libre, no pude evitar excederme con la cantidad. Es lo malo que tiene comer por los ojos.






Con el estomago bien lleno, fuimos al acuario. Es un edificio bastante grande en el que puedes encontrar mucha variedad de animales, no solo peces. Tiene 5 plantas y la visita comienza desde la parte más alta hasta la planta baja. Se hace una especie de itinerario circular y poco a poco vas pasando de forma inevitable por todas las áreas. Tengo que reconocer que lo tienen muy bien montado. En especial, saben como sacarle partido a actividades rutinarias como son las de darle de comer a los animales. Aprovechan para montar una especie de espectáculo que deja muy contentos a los asistentes. Yo entre ellos. El que más me gustó fue el de los delfines. No se muy bien como lo han conseguido pero estos animales disfrutan de un gran espacio por el que moverse libremente y los ves pasar a toda velocidad a muy poca distancia del cristal. Salen de entre las rocas y desaparecen de nuevo por las mismas. En la pared del acuario se puede ver una parte sumergida y otra al aire libre por lo que cuando los delfines saltan se aprecia no solo cuando están fuera del agua sino también cuando entran como si fueran proyectiles hasta el fondo. En ese momento puedes darte cuenta con mayor claridad de la increíble agilidad que poseen estos animales y lo bien que se mueven por el agua controlando cada uno de sus movientos. Hacen uso de una precisión casi indescriptible. También había una sección de peceras llenas de medusas. Estos animales son repulsivos y mágicos a la vez. No me gustaría nada tocar una de ellas, sin embargo te dejan hipnotizado con sus tenues movimientos y sus formas casi alienígenas.










Después del acuario, decimos montar en una súper noria que hay a poca distancia de allí. Durante un tiempo fue la noria más grande del mundo aunque por lo que he podido averiguar navegando en Internet, ha sido desbancada por Singapur. De todas formas, no hace falta decir que era gigante y que las vistas desde lo más alto eran una pasada. El hecho de estar cerca del mar, le daba un toque especial porque no solo se podía ver la gran metrópolis que es Osaka sino que tambien se veía el sol reflejado en el agua por el otro lado.








Poco a poco, sin darme cuenta, el dinero empezó a salir de mi cartera como si volara por si mismo. En un día me gasté todo el presupuesto de la semana. Los japoneses tienen poco tiempo ya que trabajan mucho, por ello cuando salen a divertirse no se cortan ni tres. El dinero no es problema. Sin embargo, para un pobre extranjero que ha sufrido en sus carnes la gran devaluación del euro frente al yen, cada billete que sale de la cartera es un suplicio. No obstante, pasar un día hablando japonés a tope y viviendo nuevas experiencias no tiene precio. A veces vale la pena hacer un exceso aunque me tenga que apretar un poco el cinturón durante unos días.

Ya llevaba una semana y pico con un ritmo de vida muy alto y eso me pasó factura. Empecé a notar el cansancio y me puse un poco malo al caer la noche. No es que tuviera fiebre ni nada pero la verdad es que estaba agotado y con un tenue pero constante dolor de cabeza. Si fuera por Masa, todavía nos habríamos ido a cenar y a beber hasta tarde pero mi cuerpo pedía un descanso a gritos y aunque me supo un poco mal, tuve que retirarme antes de tiempo y abandoné el barco sin llegar a la cena. Me hubiera gustado continuar pero tanto mi bolsillo como mi cuerpo estaban levantando la bandera blanca.
Descubre Japón junto a mí en uno de los viajes organizados que organizo para visitar el país del sol naciente. Infórmate ya en mi web!! www.descubriendojapon.com